Efectos de la metanfetamina

En el post de hoy queremos informaros sobre la droga metanfetamina, una sustancia estimulante que puede tener graves consecuencias si la persona que la consume se vuelve adicta a la misma, a pesar de que su fin principal es puramente sanitario.
 

Que es la metanfetamina

 
La metanfetamina es una droga estimulante y altamente adictiva, sintetizada por primera vez en Japón en el año 1919, cuyo uso se destinaba a fines descongestionantes nasales e inhaladores para los bronquios.
Esta sustancia se presenta en forma de polvo blanco cristalino y sin olor que se disuelve fácilmente en agua o alcohol. Se trata de una variante de la anfetamina que tiene los mismos efectos que ésta (aumento de la actividad y del habla, disminución del apetito y sensación de bienestar). Sin embargo, se ha comprobado que en dosis similares de cada una, los niveles de metanfetamina que entran en el cerebro son mucho mayores y por tanto sus efectos son más duraderos además de que aumenta el riesgo de padecer daños en el sistema nervioso central.
Hoy en día, este estupefaciente se utiliza para tratar la narcolepsia (trastorno del sueño) y para tratar trastornos por déficit de atención con hiperactividad bajo prescripción médica. Pero lo cierto es, que las dosis que se administran para este tipo de casos son mucho menores que las que emplea una persona que abusa de esta droga, además de que los fármacos son distribuidos por laboratorios farmacológicos, mientras que las personas adictas la consumen producida en laboratorios clandestinos.
 

Efectos de la metanfetamina

 
La metanfetamina tiene un efecto de sensación de placer y bienestar en el organismo que se debe a la gran liberación de dopamina que se produce en el cerebro. La dopamina provoca efectos motivadores en la persona, así como sensación de placer y efectos sobre las funciones motoras.
La liberación de dopamina en grandes cantidades puede ser perjudicial para el organismo, pues puede tener graves consecuencias sobre el sistema nervioso central. Además, una sobredosis  puede elevar la temperatura del cuerpo hasta niveles muy peligrosos y sufrir convulsiones, por lo que se corre riesgo de muerte.
Como ocurre con todas las drogas, debemos diferenciar los efectos a corto plazo con los efectos derivados de un abuso del consumo y posterior adicción, por lo que a continuación os mencionamos algunos de los efectos que esta sustancia tiene sobre el organismo:
 

Efectos a corto plazo

 

  • Aumento de atención y reducción del cansancio
  • Aumento de actividad física
  • Disminución del apetito y del sueño
  • Sensación de euforia
  • Aceleración de la respiración
  • Frecuencia cardíaca rápida o irregular

 

Efectos a largo plazo

 

  • Adicción
  • Psicosis (paranoia, alucinaciones…)
  • Cambios físicos y reactivos en el cerebro
  • Pérdidas de memoria
  • Comportamientos violentos o agresivos
  • Trastornos emocionales
  • Problemas en los dientes
  • Pérdida de peso

 

Síndrome de abstinencia

 
Tras la interrupción del consumo de esta droga, el organismo comienza a sufrir los efectos de no consumir esta sustancia. Dichos efectos comienzan a ser visibles a las pocas horas o varios días de dejar de tomar la sustancia.
Este síndrome de abstinencia está caracterizado por la aparición de un humor disfórico además de fatiga, sueños desagradables o livianos, hipersomnia o insomnio, aumento del apetito y una capacidad motora agitada o ralentizada. Estos cambios fisiológicos no se presentan todos en general, sino que pueden darse solamente algunos de ellos.
Otro efecto adverso que puede provocar el síndrome de abstinencia es la dificultad para realizar las tareas cotidianas de la vida del adicto, como son dificultades en el entorno laboral o estudiantil, además de que las habilidades sociales se pueden ver de la misma forma afectadas, sumándole el deseo de volver a consumir la sustancia.
Estos síntomas que estamos tratando aparecen luego de un periodo de consumo intenso con dosis altas. Sumados a los ya citados pueden darse momentos de euforia o depresión (que pueden estar acompañados por pensamientos suicidas), teniendo el paciente picos muy distintos en su estado anímico.
 

Conclusiones

 
Aunque su principal uso es farmacológico, en numerosas ocasiones es consumida como cualquier otro tipo de droga que observemos. El abuso de esta sustancia puede acarrear graves consecuencias en el organismo de la persona dándose situaciones extremas en las que se corre riesgo de fallecimiento.
Si conoces o sospechas que alguien cercano pueda ser adicto a esta sustancia no dudes en buscar ayuda para conseguir solucionar su problema.
 

Ayuda

 
Si después de leer este artículo quieres preguntarnos algo, no dudes en contactar con Tibbon, centro de desintoxicación en Granada, te aclararemos cualquier aspecto relacionado con los problemas derivados de las drogas.

Puede ponerse en contacto con nosotros en:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *