Esta semana vamos a contarte los peligros y consecuencias de fumar porros. Todo aquello que rodea al concepto de fumar porros o a la percepción que tiene la sociedad sobre la marihuana y sus derivados está rodeado de mitos y sobre todo desconocimiento, y es por esto por lo que queremos contarte todo para evitar peligros mayores.

¿Cómo identificar el abuso de cannabis?

Los síntomas del abuso de cannabis se presentan tanto de forma física como de forma psicológica, por lo que si quieres identificar si una persona es adicta a esta sustancia debes prestar atención tanto a cambios físicos como a cambios comportamentales. Algunas de las señales pueden ser:

 

  1. Pupilas dilatadas y ojos enrojecidos: es una de las señales más claras para identificar a una persona bajo los efectos de esta sustancia. Sus pupilas se dilatan por el efecto de la droga y los ojos se irritan.
  2. Trastornos alimenticios: el consumo de cannabis puede afectar a los ciclos alimenticios de la persona que consume esta sustancia. Se pueden dar tanto episodios de inapetencia (cuando los efectos de la sustancia han dejado de tener efecto) como episodios de alimentación excesiva (una persona bajo los efectos del cannabis ve su apetito incrementado y consumen grandes cantidades de comida en un momento determinado).
  3. La coordinación y la capacidad motriz se ven afectadas: cuando una persona está bajo los efectos de esta droga, su capacidad de movimiento se ve altamente afectada de forma muy negativa. Los movimientos se vuelven más lentos y la coordinación empeora, provocando caídas y golpes que pueden ocasionar algún problema.
  4. Humor cambiante: es habitual que las personas adictas al cannabis experimenten episodios de cambios de humor. Cuando se encuentran bajo los efectos de la droga su actitud es pasiva y relajada, pero cuando estos desaparecen comienza a aparecer la irritabilidad relacionada con el síndrome de abstinencia que provoca la adicción.

 

Efectos y consecuencias de fumar porros

¿Cómo afecta el consumo prolongado de cannabis al organismo de la persona consumidora? Lo cierto es que a pesar de que la concepción social que rodea al cannabis es positiva debido a todos los usos terapéuticos que se le atribuyen, una adicción prolongada puede provocar daños fatales en la salud. Algunos de estos daños son:

 

# Esquizofrenia

Fumar habitualmente favorece el desarrollo precoz de esta enfermedad, sobre todo cuando el consumo se inicia a edades tempranas. El organismo de un adolescente aún no ha completado su desarrollo y experimentar una adicción a las drogas tan temprana puede afectar en la evolución de este de manera más perjudicial que en el organismo de un adulto.

 

# Pérdidas de memoria

Los estudios de los efectos de la marihuana en el cerebro demuestran que provoca un cierto deterioro cognitivo y daño cerebral. Las personas adictas a esta sustancia suelen experimentar pérdidas leves de memoria, como olvidar algo que acaban de hacer o algún sitio al que hayan ido.

 

dejar-marihuana

 

# Trastornos de conocimiento

La marihuana afecta directamente al rendimiento de la persona ya sea laboral o académico. Olvidan palabras, aspectos de su formación y afecta a su concentración y rendimiento. La apatía es un sentimiento muy descriptivo del consumo de esta sustancia.

 

# Psicosis Cannábica

Pueden aparecer delirios y alucinaciones asociados con el consumo de la sustancia que hacen que el adicto pierda la percepción de la realidad. En muchos casos este trastorno desaparece cuando se abandona el consumo de marihuana, pero existen casos en los que la psicosis cannábica se ha convertido en un trastorno crónico incluso llevando años sin consumir.

 

# Daños físicos

Además de los daños que provoca en el cerebro, la marihuana puede destrozar los pulmones y el corazón. Existen ciertas patologías cardíacas asociadas con el consumo de marihuana como es la miocardiomiopatía, y en los pulmones se puede producir una bronquitis aguda, tos que no desaparece y un alto riesgo de padecer cáncer de pulmón. Además los dientes también se ven afectados por el consumo de esta sustancia. Fumar marihuana afecta a la densidad ósea de los huesos y se corre mayor riesgo de rotura.

 

# Afecta a la visión

Fumar cannabis puede afectar a la capacidad visual. El procesamiento de las imágenes por parte de la retina se ve afectado de forma negativa y se vuelve más lento, por lo que reconocer ciertas formas u objetos se vuelve más costoso.

 

# La calidad del sueño se reduce

Aunque parezca que con la marihuana se duerme mejor, los estudios revelan que en los consumidores habituales de cannabis puede provocar una mayor probabilidad de sufrir insomnio u otras alteraciones del sueño. Además, esa percepción de relajación hace que muchos consumidores desarrollen una adicción hasta tal punto que psicológicamente “no pueden dormir sin fumarse un porro antes”.

 

Conclusión

Aunque la sociedad conciba el consumo de marihuana de una forma más o menos positiva los efectos que ésta sustancia provoca en el organismo pueden ser devastadores para la salud del consumidor.

Si crees que puedes estar experimentando una adicción a esta sustancia o sospechas de alguien de tu círculo que pueda estar pasando por ello podemos ayudarte con nuestro Tratamiento de adicción al cannabis. Contacta con nosotros sin compromiso.

¿Te ha gustado el artículo?
Consecuencias de fumar porros

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes


¡Exprésate! Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

0 Comentarios

Llamar ahora