Aunque principalmente se utiliza en veterinaria, la ketamina es una sustancia muy consumida por su efecto relajante y analgésico. Se trata de una sustancia que puede consumirse de forma inyectada o esnifada, cuyos efectos se prolongan durante horas. 

En este post te contamos todo sobre qué es la ketamina. 

 

¿Qué es la ketamina?

La ketamina, es una sustancia presentada en forma de polvo blanco que diluida con agua se usa cómo sedante veterinario en la actualidad, aunque hubo una época en la que se utilizaba cómo anestésico hospitalario para niños y personas mayores. 

El descubrimiento de sus efectos psicoactivos se produjo tras la declaración de muchas personas que se sentían así tras salir de la anestesia. Se realizaron estudios posteriores a esto y se descubrió que en una dosis muy baja (en comparación con la administrada de forma anestésica) produce una experiencia psicodélica muy fuerte. 

Actualmente, el uso que se le da a la ketamina es cómo anestésico veterinario, pero en el mercado negro se vende de forma pulverizada para su consumo humano cómo droga psicoactiva. 

 

Efectos de la ketamina

La ketamina produce sus efectos alrededor de 15 minutos desde su consumo, con una duración de hasta 3 horas. 

Los efectos que produce la ketamina dependen mucho de la persona que la consume. Es prácticamente imposible predecir los efectos que provocará en una persona de forma individual, pero por lo general los efectos que se producen suelen ser: 

  • Alteración de la conciencia
  • Alucinaciones
  • Ataques de pánico
  • Efectos Psicodélicos
  • Convulsiones
  • Vómitos o diarrea
  • Ausencia de dolor por su efecto analgésico

 

Consecuencias de consumir ketamina

Cómo cualquier otra droga, el abuso del consumo de ketamina puede tener diferentes efectos adversos, diferenciados entre corto y largo plazo. 

A corto plazo, las consecuencias que se pueden producir son: 

  • Náuseas
  • Sensación de sedación
  • Taquicardias
  • Hipertensión
  • Enlentecimiento de la respiración
  • Exceso de producción de saliva
  • Problemas de memoria

Por otro lado, los efectos del abuso de la ketamina a largo plazo pueden ser: 

  • Deterioro cognitivo
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Problemas mentales
  • Dependencia
  • Adicción
  • Asma
  • Epilepsia

También la ketamina puede llegar a afectar a la capacidad de hablar y a la memoria visual. También tiene un peligro de sobredosis bastante alto, ya que crea una dependencia muy fuerte de forma temprana y los consumidores suelen aumentar las dosis de consumo muy pronto. 

 

Ayuda para superar tu adicción

La adicción es una enfermedad crónica que no tiene cura, pero que con ayuda de profesionales especializados es posible superarla y convivir con ella. Un adicto jamás deja de serlo, y nunca podrá volver a consumir la sustancia a la que se sentía atado, ya que volverá a detonar el problema. 

Intentar superar una adicción sin ayuda puede traer muchos problemas y tiene poca probabilidad de ser una forma exitosa de conseguirlo. Por eso, desde Tibbon te animamos a consultar con especialistas para tratar tu problema, y alejarte del mundo de las drogas por completo. 

En Tibbon contamos con los mejores especialistas en el tratamiento de adicciones, además de contar con un equipo de adictos recuperados que con su experiencia consiguen que nuestros pacientes sigan el camino de la recuperación y vivan una vida lejos de las adicciones. 

Consultanos sin compromiso, la primera consulta es gratuita. 

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes


¡Exprésate! Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

0 Comentarios

Llamar ahora