La escopolamina, es una sustancia tóxica muy utilizada en comportamientos delictivos que tiene una rápida actuación y eliminación, además de que puede dejar consecuencias notables en el consumidor una vez finalizados sus efectos. Sigue leyendo para descubrir más sobre la escopolamina.

 

¿Qué es la escopolamina?

La escopolamina, también conocida socialmente cómo burundanga, es una sustancia alcaloide que tiene un uso cómo bloqueador de los neurotransmisores del cerebro. Es una sustancia que se extrae de plantas cómo la mandrágora o el estramonio, y resulta altamente tóxica. 

Entre los efectos más comunes de la escopolamina está su capacidad para anular la voluntad de quien la consume, además de la ausencia de recuerdos una vez sus efectos han cesado. Además se trata de una sustancia de rápida actuación y eliminación. 

Tras su ingesta, los efectos de la burundanga aparecen muy rápido. Esto se debe a que una vez consumida (ya sea, esnifada, fumada o inyectada) tiene una gran capacidad de atravesar las paredes de los vasos sanguíneos del cerebro y el tejido cerebral. Por tanto, toma el control del sistema nervioso central de forma muy rápida. 

También se trata de una sustancia muy difícil de detectar, ya que su eliminación es muy rápida. Tras pocas horas de haber ingerido la sustancia, el organismo metaboliza y expulsa todo resto de la sustancia

 

Efectos tóxicos de la escopolamina

Una vez que la escopolamina es absorbida por el organismo, se entra en un estado de somnolencia y sumisión profunda. La burundanga actúa en el cerebro cómo un analgésico local y es por esto que las víctimas de esta sustancia se convierten en personas muy fácilmente manipulables. 

Por desgracia, esta sustancia se utiliza habitualmente para someter a las personas para conseguir cosas que en un estado normal no estarían dispuestas a hacer. Su efecto de amnesia tras la eliminación de la sustancia facilita que sea utilizada con fines delictivos. 

Algunos efectos de la escopolamina mientras aún sigue en el organismo pueden ser: 

  • Dolor de cabeza
  • Desorientación y confusión
  • Visión borrosa
  • Arritmias
  • Estado de agitación
  • Delirios y alucinaciones visuales y auditivas

Estos efectos del consumo de escopolamina suelen aparecer entre 1 y 4 horas después de su ingesta. Su detección es muy complicada ya que en las primeras 12 horas tras su consumo el organismo ha eliminado la mayoría de la sustancia por medio de la orina. 

 

Tratamiento de adicción a las drogas

El consumo de sustancias nunca se realiza fuera de peligro. Todas las drogas tienen cierto potencial adictivo además de que pueden causar daños muy graves en el organismo, y por eso lo más importante es no caer en el primer consumo.

En el caso en el que el consumo de sustancias estupefacientes se haya convertido en un problema serio, es importante recurrir a ayuda especializada en el tratamiento de adicciones para superar esta enfermedad. 

En Tibbon contamos con los mejores profesionales en el tratamiento de adicciones, con una gran experiencia en el campo y con las mejores instalaciones para hacer de este proceso para nuestros pacientes una buena experiencia. 

Consultanos sin compromiso, la primera consulta es gratuita.

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes


¡Exprésate! Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad



Aún no hay comentarios en esta entrada. ¿Te animas?
Llamar ahora