Existen muchas dudas en torno a las drogas estimulantes del sistema nervioso. En muchas ocasiones suelen confundirse con drogas alucinógenas, o incluso algunas drogas depresoras suelen clasificarse erróneamente en esta categoría

En este post resolveremos todas tus dudas y te contaremos las consecuencias de su consumo. 

 

Tipos de drogas

Normalmente, la clasificación más básica que se suele dar a las drogas suele ser la diferenciación entre drogas duras y blandas, pero existe otra clasificación según el efecto que provocan en el sistema nervioso, que nos da más información sobre la actuación de cada tipo de sustancia. 

Entonces, la clasificación se reduce en

  • Estimulantes: Son aquellas sustancias que activan el sistema nervioso. Algunas de las sustancias que entran en esta categoría son la cocaína, las anfetaminas o la cafeína
  • Depresoras: Provocan el efecto contrario que las estimulantes, ya que adormecen la actividad del sistema nervioso central. Estas sustancias son el alcohol, cannabis, benzodiacepinas, etc
  • Alucinógenas: Son sustancias que alteran la percepción y producen alucinaciones. También se conocen cómo drogas psicodélicas. Podemos encontrar en este grupo sustancias cómo el LSD, la mescalina, o la ketamina

 

Drogas estimulantes del sistema nervioso y sus consecuencias

Obviamente no todas las drogas tienen el mismo efecto sobre el individuo. Factores cómo la predisposición biológica del individuo o los factores ambientales influyen en la acción de la sustancia y en la probabilidad de desarrollar una adicción a la misma. 

Entre las consecuencias que provocan las drogas estimulantes del sistema nervioso podemos encontrar: 

  • Cambios en el cerebro: Las drogas provocan modificaciones en los transmisores del cerebro. Estas modificaciones provocan alteraciones de la memoria, la atención o el control. También provocan cierta pérdida neuronal y pueden provocar problemas neurodegenerativos a largo plazo.
  • Desajustes en el sistema nervioso: Estas sustancias actúan directamente sobre el sistema nervioso central. De esta forma, se mostrará una mayor tolerancia a la sustancia o una sensibilidad extrema a otras. También se hace latente el síndrome de abstinencia una vez cesa el consumo.
  • Alteraciones del ADN: Es un hecho probado que la adicción provoca alteraciones genéticas. Esto está directamente relacionado con los cambios en el sistema de recompensa cerebral, la toma de decisiones, la motivación y la memoria. 
  • Debilitamiento del sistema inmunológico: Una persona adicta a este tipo de sustancias, verá su sistema inmunológico muy debilitado y será presa de enfermedades graves. Los problemas más comunes son problemas sanguíneos, cardiovasculares o respiratorios. 
  • Conductas antisociales: Las drogas alejan al individuo de su entorno, sobre todo si su círculo social no acepta el consumo. El individuo comienza a aislarse de su entorno para consumir sin preocupaciones, y desarrollará conductas antisociales. 
  • Problemas de ansiedad y de insomnio: Es muy común entre los consumidores de sustancias estimulantes que acaben desarrollando cuadros de ansiedad. Esto se debe a la alteración del sistema nervioso. A raíz de esto, la falta de descanso y los síntomas del síndrome de abstinencia causan estragos en el individuo. Por eso es muy común el consumo de estas sustancias con otras depresoras cómo el alcohol, que ayudan a calmarse y conciliar el sueño. 
  • Aumento del riesgo de sobredosis: Este tipo de sustancias son muy fuertes para el organismo. Además provocan una tolerancia muy rápida y el sujeto comienza a aumentar la dosis muy pronto. La búsqueda de las sensaciones que provocaba la sustancia en los primeros consumos puede ser peligrosa, ya que aumenta el riesgo de sufrir una sobredosis.

 

Tratamiento de adicción a sustancias

Cualquier sustancia que provoque cambios en el sistema nervioso, es potencialmente adictiva. Una vez que una persona desarrolla una adicción, es muy complicado superar ésta. Las adicciones son una enfermedad, y el adicto jamás podrá volver a probar la sustancia a la que ha desarrollado esa tolerancia. 

Para poder superar una adicción, es necesario recurrir a profesionales cualificados en el tratamiento de adicciones. De esta forma, el individuo podrá convivir con su enfermedad evitando recaídas y recuperando su vida. 

En Tibbon, somos especialistas en el tratamiento de las adicciones con un gran porcentaje de éxito sin recaídas. Podemos ayudarte. Recuerda que la primera consulta es gratuita.

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes


¡Exprésate! Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

0 Comentarios

Llamar ahora