¿Te llamamos?

Alcoholismo

En el centro de rehabilitación Tibbon, sabemos que el alcoholismo es una de las adicciones más comunes en nuestra sociedad. Muchos de los problemas que tienen las personas con la bebida es debido principalmente al carácter legal del alcohol que existe en nuestro país.

El alcoholismo, como enfermedad, no siempre recibe el tratamiento eficaz que necesita por diversos motivos. Uno de ellos es la poca conciencia que existe, es más, la conciencia de esta enfermedad es inversamente proporcional a su gravedad por lo que, en muchas ocasiones, serán los familiares los que soliciten ayuda médica para el alcohólico.

Nuestro tratamiento de alcoholismo aborda todos los problemas relacionados con el consumo de alcohol, la desintoxicación, los problemas de abstinencia, y otros problemas que desarrollen los pacientes.

Nuestro objetivo prioritario es la recuperación total del paciente frente a la enfermedad y a los problemas que éste haya  podido causar, tanto a sí mismo como a su entorno. Tenemos en cuenta que cada situación es única, por lo que nuestra prioridad al comienzo del tratamiento es conocer a fondo a nuestro paciente, conocer su historia pasada y determinar qué factores han sido más determinantes para su enfermedad. A raíz de esto, se traza un plan de rehabilitación para dejar de beber que más convenga a la salud del paciente teniendo en cuenta siempre qué episodios es posible que sufra el paciente, tales como el síndrome de abstinencia o trastornos conductuales. Apostamos sobre todo por una recuperación tanto física, psicológica como social. 

Pasos a seguir para superar el alcoholismo

1: Desintoxicación

Se lleva a cabo bajo una estrecha supervisión y en relación constante con el equipo médico. En esta fase y de forma temporal, el paciente puede recibir medicación de apoyo para evitar que aparezca el síndrome de abstinencia.

2: Deshabituación

Implica romper el aspecto comportamental del consumo y cambiar las circunstancias ambientales y personales que contribuyen al mismo. El cambio conductual consiste en la erradicación de hábitos nocivos relacionados con el consumo de sustancias y sustitución por otros, ajenos a situaciones que conlleven riesgo, en evitación de estímulos condicionados.

3: Rehabilitación

Para alcanzar los objetivos terapéuticos es imprescindible la implicación del entorno familiar, se sustenta en las terapias individuales y/o grupales y grupos de discusión terapéutica. Persigue el desarrollo de habilidades y estrategias que permitan al paciente recuperar capacidades personales desestructuradas como consecuencia del consumo.

4: Reinserción

El proceso termina con la capacitación del paciente, de modo que pueda aprovechar las mismas oportunidades que cualquier persona de su grupo de pertenencia. El paciente se incorpora plenamente a su entorno familiar, laboral y social.

Infórmate sin compromiso

Llámanos al 652 588 916 o déjanos tus datos

Ventajas de estar con nosotros

Atención personalizada para cada paciente

Adaptación del mejor método según la situación de cada paciente

Profesionales con más de 10 años de experiencia

Teléfono de ayuda a las 24h del día

Terapias de grupo dedicadas al bienestar de los familiares del paciente

Metodología actualizada y adaptada a los cambios


Yo he recuperado a un padre. A una madre. A un hermano. Y una vida que tenía. A eso se le llama rehabilitación. Gracias a esta enfermedad, me he conocido por fin a mí mismo. Conociéndome, he podido darle valor a todo: a la pareja, a los amigos, a los días… Y en mi recuperación me he encontrado. Al que fui. Al que conocí cuando era muy pequeñito. A ese que era antes de mi primera raya a los 14 años, en una Nochevieja…


Testimonio Anónimo

Paciente de Tibbon, centro para el tratamiento de las adicciones

La dependencia al alcohol es una enfermedad crónica caracterizada por:

  • Necesidad de consumirlo. Existe un deseo compulsivo de beber (craving)
  • Necesidad de cantidades cada vez mayores (tolerancia) o un consumo más prolongado en el tiempo.
  • Disminución de la capacidad para controlarlo. Pérdida de control una vez iniciado el consumo (priming)
  • Dependencia. Si el consumo para, aparecerá el cuadro de síndrome de abstinencia, que en ocasiones hará volver al consumo para aliviar los efectos producidos por la misma sustancia. El síndrome de abstinencia puede ser muy grave y provocar el delirium tremens o la muerte.
  • El consumo se realizará a pesar de las consecuencias perjudiciales evidentes que el paciente esté sufriendo (como daños hepáticos o episodios de trastornos depresivos) y también a  pesar de los conflictos de pareja, familiar, laborales o sociales que su consumo pueda estar causando. Es un factor de riesgo para las conductas suicidas y la violencia.
  • Abandono progresivo de otras fuentes de placer, diversiones o responsabilidades a causa del consumo. Esta enfermedad puede terminar en marginación  y exclusión social.

¿Tienes dudas? Te escuchamos