¿Qué son las drogas de síntesis?

Últimamente estamos asistiendo al auge del consumo de drogas de diseño entre los jóvenes y adolescente, debido a su potencial atractivo de sentimientos de euforia y mayor concentración.
Estos jóvenes no son conscientes de los peligros a los que están expuestos cuando consumen este tipo de sustancias y es por eso por lo que cada vez más somos espectadores de un número creciente de intoxicaciones entre los jóvenes de edades cada vez más tempranas.

¿Qué son las drogas de síntesis?

Las drogas de síntesis, más conocidas como “drogas de diseño” o “drogas recreativas”, son un tipo de sustancias obtenidas mediante una modificación química de ciertos medicamentos o plantas naturales que se sintetizan en laboratorios clandestinos aunque algunas de ellas tienen un origen farmacéutico médico (como el MDMA o éxtasis) o cuyo principio activo existe de forma natural (como es el caso de la fabricación del LSD, cuyo alcaloide se encuentra en el hongo del centeno).
Este tipo de drogas producen un efecto farmacológico doble. Por un lado, producen un efecto estimulante en la persona que la consume y por otro lado, provocan alteraciones en la percepción de la realidad (suelen ser drogas alucinógenas por lo general).
La forma de consumo de estas sustancias, generalmente suele ser por vía oral en forma de comprimidos muy fáciles de detectar, aunque en ocasiones hay algunas sustancias que se pueden consumir vía intravenosa, o mediante inhalación y a menudo suelen mezclarse con otras sustancias recreativas como son el alcohol, el tabaco, el cannabis y la cocaína.

Efectos y consecuencias de las drogas de síntesis

Las drogas de diseño tienen como finalidad producir en el organismo de la persona que las consume un efecto de euforia y estimulante que en ocasiones (y dependiendo del tipo de droga de síntesis que se consuma) pueden producir un efecto alucinógeno (en unos casos sólo se producen alteraciones de colores y formas mientras que con otras puede darse el caso de visionado de objetos irreales).
Sin embargo, estos no son los únicos efectos que producen este tipo de drogas, y podemos distinguir entre efectos psicológicos y efectos fisiológicos:

  • Efectos psicológicos: alucinaciones, sensación de euforia, aceleración del habla, sensación de una gran energía física, desinhibición, confusión.
  • Efectos fisiológicos: aumento de la frecuencia cardiaca que puede provocar taquicardia, arritmia e hipertensión, temblores, deshidratación, temblor en la mandíbula, sequedad bucal, e insomnio.

Los efectos que producen en el organismo varían según la droga que se haya consumido, la vía de suministro, la dosis consumida y sobretodo, la pureza de la sustancia.
Sin duda la más potente hasta el momento ha sido el Éxtasis, que puede provocar intoxicaciones agudas que provoquen fallos renales y en sistema cardiovascular que pueden conducir hasta incluso la muerte súbita.
El consumo a largo plazo de este tipo de drogas recreativas puede provocar alteraciones neuropsicológicas graves, las cuales se mencionan a continuación:

  • Problemas cardiovasculares: taquicardia, hipertensión, infarto
  • Accidentes cerebrovasculares: trombosis, infartos cerebrales
  • Fiebre alta: este diagnóstico puede evolucionar hasta provocar los problemas cardiovasculares que mencionamos anteriormente
  • Intoxicación hepática: se manifiesta como hepatitis aguda y puede provocar ictericia, alteraciones de la coagulación de la sangre e insuficiencia hepática.
  • Falta de sodio en la sangre que puede provocar problemas en el cerebro
  • Anemia
  • Vómitos, fatiga, dolor muscular y pérdida de apetito y peso

 

Algunos ejemplos de este tipo de drogas

Aquí podrás conocer una pequeña descripción de algunos ejemplos de drogas de síntesis que podemos encontrar en la actualidad:

  • Éxtasis: también conocido como MDMA, es la droga sintética más conocida y extendida en la actualidad. Ha provocado numerosos casos de intoxicación y muerte por el abuso de la sustancia y es una droga muy de moda entre jóvenes y adolescentes por la creencia de que al tomar la sustancia podrá aguantarse de fiesta un tiempo muy prolongado sin necesidad de descansar.

 

  • LSD: es una droga psicoactiva que puede producir alucinaciones visuales. Los ensayos clínicos realizados para acotar la realidad que rodea a esta sustancia han demostrado que no causa adicción, pero esto no la libra de ser peligrosa. Los efectos que deja en el organismo tras un consumo prolongado pueden traer serios peligros para la persona que la consume, llegando incluso a la muerte por intoxicación.

 

  • Eva: (conocida químicamente como MDEA) es un tipo de droga de la familia del éxtasis y la metanfetamina, la cual tiene propiedades estimulantes y alucinógenas. Un intoxicación por este tipo de droga puede provocar daños irreversibles en las terminaciones nerviosas del sistema nervioso central, aunque su porcentaje de toxicidad es mucho más bajo que el de MDMA.

 

  • Speed: este tipo de droga es un derivado de la anfetamina, aunque comúnmente suele equivocarse con la metanfetamina. La anfetamina tiene un poder activo menor que el de la metanfetamina, pero eso no le libra de peligros. El Speed normalmente suele ser cortado con otras sustancias como bicarbonato, polvos laxantes y glucosa y se consume por vía nasal. Las personas que lo consumen experimentan una mayor capacidad de concentración y nivel de alerta y estimulación. Puede provocar efectos en el organismo igual de peligrosos que el resto de drogas sintéticas.

 

Ayuda

Si después de leer este artículo quieres preguntarnos algo, no dudes en contactar con Tibbon, centro de desintoxicación en Granada, te aclararemos cualquier aspecto relacionado con los problemas derivados del alcohol.

Puede ponerse en contacto con nosotros en:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *