Efectos del alcohol en el organismo

Los efectos del alcohol son muy numerosos y atacan a diversos ámbitos de nuestra vida. Desde nuestra salud a nuestro entorno social, pasamos por diferentes efectos de las bebidas alcohólicas que consumimos que pueden llegar a ser muy perjudiciales y, en muchos casos, fatales. Y estas consecuencias muchas veces derivan en enfermedades, como te explicamos en nuestro artículo Enfermedades causadas por el alcohol. A continuación te explicamos los efectos del alcohol en el organismo y en la salud de las personas tras su consumo.

Efectos del alcohol en el cerebro

 
El cerebro es el motor del cuerpo, el disco duro, nuestra principal herramienta de trabajo y de vida. El alcohol ataca directamente a las neuronas, las células que llevan a cabo los procesos cerebrales. Es una de las sustancias tóxicas para el cuerpo más aceptadas socialmente. Pero no solemos pararnos a pensar en los efectos del alcohol y en las consecuencias que se reflejan en nuestra salud. Tenemos tan asimilado el consumir bebidas alcólicas relacionado con el ocio que prácticamente no concebimos el salir a tomar algo con los amigos sin consumirlo. Si conoces los efectos del alcohol en el cerebro o en el resto de tu cuerpo a lo mejor te lo piensas un poco…
 

Consecuencias de beber alcohol

 
El alcohol tiene una gran presencia de etanol en su composición. El etanol es una droga psicoactiva. Como todas las drogas, produce adicción. Esta adicción se llama alcoholismo, para lo cual es necesario un tratamiento para el consumo de alcohol. Y también como todas las drogas, tiene numerosos y graves efectos secundarios.
Cuando bebemos, la primera reacción del cuerpo que sentimos es la sensación de euforia. Se trata de un espejismo, ya que a medida que incrementamos el consumo o pasa tiempo desde la ingesta, los efectos que se van produciendo no son tan agradables. Empezamos a tener problemas de coordinación y a perder la nitidez en la visión, podemos llegar a perder la consciencia y el consumo en exceso puede llegar a desembocar en la muerte. Hablamos de una sustancia muy peligrosa que nos puede producir un fallo cardíaco o muerte por asfixia.
Y sus consecuencias no son nada agradables:

  • Provoca cambios de humor, altera la capacidad de raciocinio y entorpece las funciones motoras: desde el habla hasta la coordinación física y el equilibrio.
  • Bloquea los neurotransmisores del cerebro. Al no producirse bien la comunicación de las neuronas, perdemos algunas de nuestras capacidades, como los reflejos, la asimilación de recuerdos y la concentración.
  • Mata las células cerebrales. Las neuronas mueren, y este daño es irreversible: el alcohol te vuelve tonto.
  • Produce alteraciones del proceso normal de sueño. No es solamente que te cambie el biorritmo y te vuelvas una persona nocturna. Es que lo poco que duermas será un sueño de baja calidad que no supone descanso, por lo que el cerebro no hace sus procesos normales y no rindes bien cuando necesitas estar al 100%.
  • La aislación social es una consecuencia directa, ya que los consumidores de alcohol tienden a percibir la realidad distorsionada y eso les lleva a situaciones de crisis en su entorno profesional y personal. Se quedan sin trabajo, sin pareja, sin amigos y sin familia.
  • El hígado es otro de los órganos más afectados por la gran cantidad de consumo de bebidas alcohólicas. El alcohol se matoboliza en el hígado y produce náuseas, vómitos y dolor de cabeza. El estómago es otro afectado, puesto que el alcohol aumenta las secreciones de ácidos provocando asi una irritación estomacal.

La salud de las personas es algo determinante para mantener una buena calidad de vida. Los daños producidos por el consumo de alcohol son muy numerosos y en muchos casos irreversibles. Es por ello necesario recabar toda la información disponible sobre las consecuencias del alcoholismo, debido a que el consumo aumenta sobre todo en adolescentes. Si no sabes qué hacer en una situación así, nuestro artículo de cómo ayudar a un alcohólico te aconsejará sobre ello.
 

Efectos del alcohol en el sistema nervioso

 
El sistema nervioso depende directamente del cerebro. Por eso, el alcohol produce sus efectos dañinso en los dos. Además de los daños que el sistema nervioso ya de por sí sufre como consecuencia del alcohol.

  • Problemas psicológicos y psiquiátricos: una mala racha nos acaba hundiendo en una profunda depresión que se manifiesta en forma de tristeza, agresividad y estrés.
  • Bloqueos en el desarrollo del sistema nervioso en los adolescentes. Esto quiere decir que los jóvenes que abusan del alcohol en una edad temprana pierden la posibilidad de asimilar procesos cognitivos: se vuelven tontos. Y la lesión es de por vida, no tiene remedio.
  • Alteraciones del comportamiento. El alcohol te convierte en una persona impulsiva, pero en el mal sentido. No sabes cómo gestionar situaciones complejas y reaccionas de manera violenta.
  • Elimina la posibilidad de que nuevas células sanas crezcan. Te mata la mayoría de las neuronas. Te anula las pocas que te quedan. Pero además impide que se generen nuevas.

Si crees que agún ser querido puede tener problemas con las bebidas alcohólicas y quieres ayudarlo, lee toda la información sobre el alcoholismo en nuestro artículo de cómo saber si una persona es alcohólica.

Ayuda

Si después de leer este artículo quieres preguntarnos algo, no dudes en contactar con Tibbon, centro de desintoxicación en Granada, te aclararemos cualquier aspecto relacionado con los problemas derivados del alcohol.

Puede ponerse en contacto con nosotros en:

 
Irene Jiménez
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *