Cómo salir de una relación tóxica

En multitud de ocasiones, las relaciones sociales o de pareja no son como deberían ser. Puede darse el caso de estar en una situación negativa para la vida de alguna de las partes y ni siquiera darse cuenta o no querer admitirlo. Por eso, en el artículo de hoy vamos a hablar sobre cómo salir de una relación tóxica, y ayudarte así a que tú o esa persona importante recupere su vida.

¿Qué es una relación tóxica?

 
La mayoría de las veces, cuando se está dentro de una relación dañina para la persona, no se suele identificar tan fácilmente. Cuando una persona se para a pensar si su relación va bien por ciertos factores que le han podido hacer dudar, lo último que se suele pensar es que esa persona está haciéndole daño.
Se suele pensar en que es una mala racha, que ha sido un momento puntual, que aún hay tiempo de que la persona cambie, y sobre todo, existe mucho miedo a dejar la relación por temer estar solo o pensar que “no se va a encontrar otra persona como esa”.
Aunque cuando se está viviendo en la piel propia resulte difícil darse cuenta de lo que está ocurriendo, creemos que una relación así se puede identificar fácilmente (sobre todo si se observa desde fuera) y alguno de los signos que pueden identificar lo que está ocurriendo son:
 

  • Actitud molesta al mencionar que se va a realizar una actividad con personas ajenas a la relación (familia, amigos, compañeros del trabajo…)
  • Realizar un control y posesión excesiva sobre la persona (registrar los mensajes del móvil, controlar cómo viste, lo que hace o con quien va…)
  • Menospreciar a la persona cuando ha conseguido algún logro o sin necesidad de haber conseguido nada. Simplemente realizar un trato de inferioridad hacia dicha persona.
  • Realizar chantajes emocionales cuando no consigue lo que quiere
  • Culpabilizar a la otra persona por acontecimientos que no han salido como esperaban, aunque no haya tenido nada que ver, con su posterior recuerdo constante de todo lo que para esa persona ha hecho mal.

 

Consecuencias de una relación tóxica

 
Esta situación no es algo que deba tomarse a la ligera. Sufrir una situación así puede traer serios problemas para la persona que es “intoxicada”, ya sean problemas emocionales como problemas en la vida diaria.
Estar dentro de ella puede elevar los niveles de estrés de la persona, pues se vive una situación de miedo y tensión constante por pensar en lo que ya ha ocurrido y lo que puede llegar a ocurrir.
Además, esta situación puede llegar a afectar a las obligaciones de la vida diaria, como es en el ambiente laboral. El rendimiento y la concentración en el trabajo o en los estudios se ven afectados de forma muy negativa cuando la persona sufre de esta forma en el ámbito privado.
Además, es común que esta ceguera emocional provoque el abandono de las metas autoimpuestas como logros vitales, sobre todo si la otra parte de la relación no está de acuerdo con lo que se pretende conseguir.
Todo esto provoca un desgaste emocional que puede llevar a la persona a caer en adicciones como búsqueda de una vía de escape de estas situaciones, lo cual agravaría mucho más el problema por el que se está pasando y por eso es muy importante intervenir en el momento que se detecte una situación nociva para la persona.
 

¿Cómo salir de una relación tóxica?

 
Aunque sea complicado, salir de ella es posible. Vamos a contarte algunos consejos que pueden servir para abandonar este hábito y conseguir volver a una vida normalizada sin relaciones nocivas:
 

  • Admitir la situación: el primer obstáculo para abandonar la situación suele ser no admitir lo que se está sufriendo por pensar que es normal, por miedo a la soledad o por creer que la situación sólo es una mala etapa.
  • Poner distancia emocional para acabar con la dependencia: es común en estas situaciones desarrollar cierta dependencia hacia la persona tóxica. Por eso es muy importante establecer distancias entre ambas partes para poder abandonar la situación sin repercusiones emocionales demasiado graves.
  • Olvidar el miedo a la soledad: el miedo a la soledad es otro de los mayores obstáculos a los que se enfrenta una persona que sufre esta situación. Es muy habitual pensar que sin esa persona se va a estar solo en el mundo, cosa que lógicamente no es cierta. Superando ese miedo será mucho más fácil salir de la relación y forjar otras nuevas que estén muy lejos de la situación que se ha vivido.
  • Recurrir a terapias con expertos: en el caso de que la situación sea grave, recurrir a expertos es la mejor solución. Ellos mejor que nadie sabrán aconsejar y tratar a una persona que se encuentre dentro de una relación de este tipo y cuidarán de que las consecuencias en la vida de la persona sean lo menos perjudiciales posible.

 

Conclusión

 
Vivir una relación tóxica, ya se de tipo social o amorosa, puede conllevar muchos peligros para la persona que la sufre como hemos comentado a lo largo de este artículo. Para evitar que ocurran consecuencias de extrema gravedad, como por ejemplo el consumo de drogas por malos hábitos, contacta con profesionales de ese ámbito.  Una vida estable contribuye a los buenos hábitos de vida, evitando daños que pueden causar el caer en las drogas.

Ayuda

 
Si después de leer este artículo quieres preguntarnos algo, no dudes en contactar con Tibbon, centro de desintoxicación en Granada, te aclararemos cualquier aspecto relacionado con los problemas derivados de las drogas.

Puede ponerse en contacto con nosotros en:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *