Cómo saber si mi hijo consume drogas

Te has preguntado alguna vez ¿Cómo saber si mi hijo consume drogas? o ¿Crees que tu hijo ha probado las drogas? ¿O que es consumidor habitual? Te explicamos cómo detectar el consumo de drogas.

Problemas de drogas

La adolescencia es una etapa crucial en la vida de cualquier persona. Los cambios que se experimentan pueden llevar a sentir la curiosidad de probar las drogas. Es posible que sospeches que pueda ser el caso de tu hijo. Por eso hoy hablamos sobre cómo detectar el consumo de drogas antes de que esos tonteos se conviertan en problemas de drogas.
 

Cómo saber si una persona consume drogas

El consumo de drogas viene condicionado por una serie de factores que dan lugar a que una persona se interese por estas sustancias:

  • Drogas para ser parte del grupo. La causa más común del inicio del consumo de drogas es esa necesidad por querer encajar y socializar con el grupo de iguales.
  • Drogas para reivindicar el cambio. Tu hijo ya no es un nño pero tampoco es un adulto. No encuentra su sitio, y busca refugio en sustancias.
  • Drogas para evadirse. Un adolescente tiene a veces que enfrenarse a situaciones para las que no está preparado emocionalmente, como el divorcio de sus padres o el instituto.

 

Algunas señales que pueden indicar que tu hijo está desarrollando problemas de drogas

Cómo detectar el consumo de drogas en un hijo es una tarea complicada por diversos aspectos emocionales aunque hay señales que te ayudarán a conocer si consume drogas o no.

  • Si traba cuando habla y no pronuncia bien es posible que haya consumido algún tranquilizante o depresivo como el cannabis y sus derivados.
  • Si habla más rápido de lo normal y lo notas acelerado puede deberse al consumo de estimulantes como la cocaína.
  • Los ojos rojos y la tos indican que ha podido fumar porros.
  • También es un indicativo de su consumo el detectar olores a humo en la ropa o el aliento.
  • Con los estimulantes también pueden producirse efectos en las pupilas, o muy dilatadas o muy contraídas.
  • La falta de apetito es uno de los síntomas que causan las anfetaminas, la metanfetamina o la cocaína.
  • En cambio, el aumento de apetito es un indicio de consumo de marihuana.
  • La pereza, la somnolencia constante y la apatía son efectos de opiáceos como la heroína o la codeína.
  • La hiperactividad y la ansiedad nerviosa se padecen tras consumir estimulantes.

 

En cuanto a su comportamiento, son señales de alerta

  • Los cambios bruscos en el rendimiento en clase: empieza a suspender y a faltar a clase.
  • Cambia de grupos de amigos y de aficiones habituales.
  • Empieza a tener nuevas actividades, pero no las comparte y las intenta llevar en secreto.
  • Miente con frecuencia, incluso roba pequeñas cantidades de dinero.

 

Atajar el problema

Hablar sobre las drogas con naturalidad en casa le ayudará a sentir que puede desahogarse. Pero mejor que tener una conversación sobre las drogas es tratar el tema con naturalidad y cuando vaya surgiendo. Pregúntale por su opinión cuando aparezca una noticia sobre el consumo de los jóvenes en televisión, o viendo alguna película en la que aparezcan jóvenes consumiendo como algo normal.
Lo que es un hecho es que regañar o dar un sermón no es efectivo. Él ya sabe que las drogas son malas, así que recordarlo no sirve de mucho. Es mejor interesarse por su punto de vista, manteniendo una conversación natural.
En esas conversaciones deja claro que tu postura es contraria. Pero no lo interrumpas cuando hable, escucha su opinión al respecto.
Será mucho más fácil si tenéis una rutina diaria de comunicación. Si cada día le dedicas a tu hijo un tiempo para preguntarle por cómo le ha ido y qué novedades tiene, será muy probable que confíe en ti cuando tenga que contarte sus experiencias con el alcohol y las drogas.
 

Ayuda

Si después de leer este artículo quieres preguntarnos algo, no dudes en contactar con Tibbon, centro de desintoxicación en Granada, te aclararemos cualquier aspecto relacionado los problemas derivados de las drogas.

Puede ponerse en contacto con nosotros en:

 
Irene Jiménez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *