CATEGORIAS



Cómo ayudar a un alcohólico

Puede que alguna vez hayas pensado “soy alcohólico” o que tengas a una persona cercana con este problema. Se puede salir. Pero si necesitas ayuda porque no sabes cómo superar el alcoholismo, te damos algunos consejos para que los pongas en práctica. La pesadilla termina si pones de tu parte. Pero para despertar el primer paso es hacer ver a la persona que tiene un problema o asumir que tú mismo lo tienes. Ponte frente al espejo y dite a ti mismo: “soy alcohólico”. Sin vergüenzas ni miedos. Es el primer paso para superarlo.

 

Si quieres ayudar a una persona de tu entorno, empieza con este proceso:

 

  • Habla con él o ella de forma tranquila. Dile que crees que últimamente está un poco perdido y que sería bueno dejar de beber alcohol.
  • Ensaya el discurso para hablar con el alcohólico. En ningún momento lo juzgues, pues se sentirá atacado. Recalca que quieres darle tu apoyo.
  • Intenta ponerte en su lugar para entender qué problemas tiene que le hayan llevado a pensar que con el alcohol puede solucionarlos.
  • Háblale claro sobre los problemas que genera su comportamiento en el entorno familiar y profesional.
  • Evita cualquier discusión. Si ves que se altera y se siente acorralado empezará a atacar. Es el momento de alejarse para no añadir leña al fuego.

Seguramente él negará que tiene un problema. Es muy difícil dar ese primer paso. Hablad en un momento en el que esté sereno para que entienda bien todo lo que le dices. Cuando esté preparado reconocerá su problema.

 

La segunda fase: pequeños detalles que consiguen resultados

 

No puedes obligar a dejar de beber a una persona que no quiere hacerlo porque ni siquiera es capaz de decir en voz alta “soy alcohólico”. Encontrará la forma de conseguir alcohol y seguir bebiendo.

Pero sí puedes llevar a cabo algunas pequeñas modificaciones en tu vida cuando esa persona esté delante:

 

  • No bebas alcohol delante de él. El consumo de alcohol está asociado a momentos de ocio sociales. Pasad tiempo juntos en parques, en el cine, o haciendo deporte. Evita los bares y locales en los que se sirve alcohol.
  • Habla con el entorno. Las personas que conviven regularmente con esa persona también deben saber que estás llevando a cabo una estrategia para controlar la ingesta de alcohol. Así podréis trabajar en conjunto remando todos en la misma dirección.
  • Ofrécele a la persona una serie de herramientas para que pueda recurrir a ellas cuando se plantee cómo superar el alcoholismo. El alcohol es un depresivo que te hace sentirte como una montaña rusa. En algún momento de bajón querrá acudir a ti. O puede que por vergüenza prefiera hablar con un profesional. Dale una lista con números de teléfono de grupos de rehabilitación, psicólogos y profesionales que sepan tratar la enfermedad.
  • Hazle saber durante todo el proceso que puede contar contigo. Los alcohólicos necesitan apoyo constante. Tienen una enfermedad que será de por vida.
  • Prepárate mentalmente para verlo recaer. No es fácil salir del pozo, y muchas veces resbalará en su intento por levantarse. No lo juzgues. Mejor proponle un plan alternativo como salir de excursión, visitar a familiares, ir al teatro o cualquier opción de ocio que podáis compartir en la que lo paséis bien y no haya alcohol.

 

El alcoholismo es una enfermedad que afecta tanto a la persona que la sufre como a su círculo cercano. Asume que no eres un profesional especializado y que no es tu responsabilidad. El alcohólico necesita tu apoyo, pero será un equipo experto y especializado quien deba guiarlo en su camino. Tiene salida. Cuenta con profesionales.

 

Ayuda

Si después de leer este artículo quieres preguntarnos algo, no dudes en contactar con Tibbon, centro de desintoxicación en Granada, te aclararemos cualquier aspecto relacionado con los problemas derivados del alcohol.

Puede ponerse en contacto con nosotros en:

 

Irene Jiménez

 



[contact-form-7 404 "Not Found"]