CATEGORIAS



Las características de las adicciones

La mejor manera para atajar un problema, es sin duda conocerlo a fondo. En el caso del tratamiento de adicciones, no hay mejor manera que preguntar a nuestros expertos terapeutas del Centro Tibbon sobre las características de las adicciones, que debemos de conocer de ellas para poder detectarlas, como afectan a la salud y cómo poder dejar una adicción. En este caso, nuestros compañeros Ramón Bravo, terapeuta de Tibbon, y Cristina Valdivieso nos esclarecen algunos puntos.

¿Qué se considera droga?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), droga es toda sustancia que introducida en el organismo por cualquier vía de administración, produce de algún modo una alteración del natural funcionamiento del sistema nervioso central del individuo y además es susceptible de crear dependencia, ya sea psicológica, física o ambas.

Dentro de esta definición se encuentran todas las sustancias psicoactivas ya sean legales (alcohol, tabaco, fármacos hipnosedantes…) o estén consideradas ilegales (cannabis, cocaína, anfetaminas, heroína…)

¿Cómo detectamos que alguien tiene una adicción?

A veces tendemos a denominar adicto a cualquier persona que consume sustancias. Sin embargo podemos diferenciar diferentes tipos de consumo de sustancias adictivas o etapas en el desarrollo de una adicción:

  • El uso experimental: una droga se consume para probar sus efectos y, después de un determinado número de usos, se abandona.
  • El uso regular o social: se continúa usando la sustancia después de haber experimentado y su consumo se integra al estilo de vida habitual.
  • El uso nocivo, definido por la OMS como un patrón de uso que causa daño, ya sea mental o físico.
  • Abuso y dependencia: una proporción de consumidores pierde el control sobre el uso y se tornan compulsivos e incapaces de dejar de usar las drogas a pesar de ser conscientes del daño que les producen.

La transición de unas primeras etapas de uso a la de uso problemático o a la dependencia, está asociada con una gran variedad de factores de riesgo relacionados tanto con el individuo y su ambiente como también con la propia sustancia.

 

¿Existe alguna cantidad diaria a partir de la cuál se considera adicción?

No depende tanto de la dosis o frecuencia del consumo sino de las consecuencias negativas derivadas del mismo a nivel físico, psicológico, familiar, laboral, etc.

Como hemos visto antes, la dependencia o adicción surge con el uso excesivo de una sustancia que genera consecuencias negativas significativas a lo largo de un amplio periodo de tiempo, pero también puede ocurrir que se produzca un uso continuado intermitente o un alto consumo solo los fines de semana.

De lo que debemos ser conscientes es de que no hay consumo sin riesgo. Aunque podemos considerar que existen factores biológicos, genéticos, psicológicos y de personalidad, socio-culturales y familiares que causan una predisposición a desarrollar esta enfermedad, el único factor desencadenante es la exposición a la droga, es decir, el consumo.

 

¿Cómo afecta el consumo de las sustancias psicoactivas a la salud mental?

Son múltiples las relaciones entre el abuso de drogas y la enfermedad mental.

En algunos casos, los trastornos mentales como la ansiedad, la depresión o la esquizofrenia pueden preceder a la adicción ya que estas personas pueden acudir al uso del alcohol u otras drogas para aliviar temporalmente sus síntomas. Algunos trastornos de personalidad son considerados también factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad de adicción.

En otros casos, el abuso de drogas puede desencadenar o exacerbar los trastornos mentales, particularmente en personas con vulnerabilidades específicas. Cada sustancia puede desencadenar diferentes efectos sobre nuestra salud mental, estos son algunos ejemplos:

Alcohol: su consumo puede producir trastornos sexuales, celopatías y trastornos del estado de ánimo, asimismo puede precipitar trastornos psicóticos, delirium tremens y demencia alcohólica.

Cannabis: es muy frecuente la asociación entre el consumo de cannabis y otras enfermedades psiquiátricas, entre las que destacan los trastornos de ansiedad y del estado de ánimo y, por su especial gravedad, los trastornos psicóticos.

Cocaína: como consecuencia del consumo crónico de cocaína aparecen síntomas de ansiedad, confusión, irritabilidad, euforia, alucinaciones visuales y táctiles, alteraciones de la percepción, reacciones paranoides y convulsiones.

 

¿Cuánto tiempo se tarda en una recuperación de una adicción?

Para entender el proceso de recuperación de un adicto debemos hablar de dependencia física y psicológica.

Dependencia física: el organismo se habitúa a la presencia constante de la sustancia, de tal manera que necesita mantener un determinado nivel en sangre para funcionar con normalidad. Cuando este nivel desciende por debajo de cierto límite aparece el síndrome de abstinencia característico de cada droga.

Dependencia psíquica: es la compulsión por consumir periódicamente la droga para experimentar un estado “agradable” (placer, bienestar, euforia, sociabilidad, etc.) o librarse de un estado “desagradable” (aburrimiento, timidez, estrés, etc.).

 

La dependencia física es relativamente fácil de superar tras un período de desintoxicación que, en función de cada droga, puede prolongarse como máximo durante 15 días.

Lo más difícil es desactivar la dependencia psíquica, ya que requiere introducir cambios en la conducta y en las emociones del sujeto que le permitan funcionar psíquicamente sin necesidad de recurrir a las drogas y este proceso puede durar entre 2-5 años.

Recordar que los terapeutas y colaboradores expertos en adicciones de nuestro centro de adicciones siempre estarán disponibles para dar solución al problema de la adicción.

 



[contact-form-7 404 "Not Found"]