CATEGORIAS



Alcohol y lactancia

El alcohol y la lactancia es una combinación nada recomendable si se quiere proporcionar al bebé una buena alimentación. La lactancia materna es una fuente de nutrientes necesarios para el desarrollo y crecimiento óptimo de un recién nacido. Aunque sólo se trate de una copa de cerveza, vino y similares, puede afectar a la toma de leche del bebé. Incluso puede producir daños irreparables en él. Conoce los efectos de beber alcohol durante la lactancia y algunos de los alimentos prohibidos en ella.

 

Alcohol y lactancia materna

 

Durante la época de embarazo, el alcohol está totalmente prohibido para la madre. Puesto que toda la alimentación afecta directamente al feto. El alcohol es una sustancia nociva que corre por el torrente sanguíneo, por lo que es muy fácil que el bebé pueda ingerir este alcohol.

Una vez que ha nacido el bebé, muchas madres deciden darles el pecho para que su alimentación sea completa. En cualquier caso es recomendable no ingerir alcohol de ningún tipo. Sobre todo en los primeros meses de vida del niño. Beber alcohol durante la lactancia es peligroso porque esa bebida se transmite a la leche materna. Para poder eliminar el alcohol de la leche materna es necesario tiempo, y para un recién nacido las tomas se realizan cada poco tiempo.

Algunas personas piensan que bebiendo agua, extrayendo leche y desecharla, comer algo o hacer ejercicio pueden ayudar a eliminar el alcohol más rápido del cuerpo. Sin embargo, esto es un mito. Es más peligroso para el lactante cuando la ingesta de alcohol es crónica, puede que incluso deje de querer ingerir leche o le cause daños irreparables. El alcohol puede causar en el lactante sedación, irritabilidad, retraso psicomotor, deterioro, etc.

No sólo existen los daños que las bebidas alcohólicas producen al lactante, sino también que reducen la producción de leche materna. El alcohol aumenta los niveles de prolactina, se inhibe la secreción de oxitocina en la madre y, por tanto, se reduce la producción de leche entre un 10 y un 25%. Si se desea consumir alcohol porque sea una ocasión especial, es necesario que se ingiera una vez dada la toma al bebé, y que la cantidad sea la menor posible. El alcohol se eliminará del cuerpo de la madre dependiendo de su peso (a menos peso se necesita más tiempo). Aun así se recomienda la abstinencia total de consumo de alcohol durante los tres primeros meses del recién nacido.

 

Alimentos prohibidos en la lactancia materna

 

Durante el periodo de lactancia se recomienda una alimentación sana y equilibrada en la madre. Al fin y al cabo, esa misma alimentación repercute en el recién nacido. Dentro de esa dieta se pueden encontrar alimentos prohibidos en la lactancia materna, pues se trata de alimentos que afectan al bebé. Estos son:

  • Cafeína: la encontramos en el café, los refrescos de cola, el té, etc. Son sustancias excitantes que lo provocan es un estado de nerviosismo e irritabilidad en el bebé. Es por ello que es mejor evitar cualquier alimento que contenga cafeína.
  • Chocolate: produce un efecto similar a la cafeína. Aunque el chocolate sea beneficioso para salud, no lo es tanto para un recién nacido. Es recomendable reducir e incluso evitar su consumo.
  • Ciertos tipos de pescado azul: estos son tales como el pez espada, el lucio y el atún rojo. El problema de consumir este tipo de pescado es que pueden contener altos niveles de mercurio, muy tóxicos para el bebé.
  • Alcohol: hemos explicado en el apartado anterior por qué es perjudicial el alcohol para la lactancia del bebé.

Por lo general, cualquier sustancia perjudicial para la madre, como el tabaco o las benzodiacepinas, serán también perjudiciales para el bebé. Los efectos pueden ser incluso peores en un recién nacido, ya que se encuentra en un momento crucial de su desarrollo.

Para una buena alimentación durante la lactancia se aconseja que se coma de todo, con el objetivo de proporcionar al bebé a través de la leche materna todos lo nutrientes necesarios para su desarrollo. Es muy normal que se tenga más hambre durante los primeros meses de vida del niño, puesto que se realiza un esfuerzo mayor y se incrementan las sensaciones de cansancio y agotamiento. Durante las primeras semanas no es recomendable comenzar ninguna dieta para reducir peso, puesto que esto ocurrirá sin mucho esfuerzo, sólo con la lactancia. Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer absorbe y retiene más cantidad de grasas para reservas que luego pueda necesitar. Es por esto que durante la lactancia se tiende a bajar de peso, se gasta más energía y se consume la misma cantidad de comida.

Estas son algunos consejos a seguir durante el periodo de lactancia para mantener una buena salud de la madre y ofrecer la mejor alimentación al bebé. Beber alcohol durante la lactancia puede ser peligroso para alguien tan frágil como puede ser un recién nacido.

 

Ayuda

 

Si después de leer este artículo quieres preguntarnos algo, no dudes en contactar con Tibbon, centro de desintoxicación en Granada, te aclararemos cualquier aspecto relacionado con los problemas derivados del alcohol.

Puede ponerse en contacto con nosotros en:

 



[contact-form-7 404 "Not Found"]